Últimamente nos pedís consejo para que vuestro perro os responda cuando le llamáis. El primer paso para dar una respuesta es entender porque no RESPONDE CUANDO LE LLAMAS. Así que vamos allá.

La llamada no es fácil, probablemente sea la orden más compleja de construir y sin embargo la más importante. Saber que llamar a tu perro tendrá una respuesta es bienestar para ti y sobre todo para tu perro. Pero normalmente dejamos de soltar a nuestro perro por la ansiedad y estrés que hemos experimentado en alguna situación pasada. Cada perro es diferente y hay que identificar bien, cuál es la causa de que no venga para enfocar unas acciones u otras, aquí os vamos a explicar la causa más común.

Llamas a tu perro, te mira, y sigue a lo suyo. ¿Qué rabia da eso verdad? Entonces empezamos a sentir ansiedad por no poder controlar la situación y le sigue la ira, muucha ira, porque nos sentimos engañados, y probablemente tengamos prisa o NECESITAMOS URGENTEMENTE QUE VUELVA, lo que echa más leña al fuego.

Finalmente consigues que venga, pero el mal rato que hemos pasado tiene que salir por algún lado; reñimos a nuestro perro por no haber venido las 5mil veces que lo hemos llamado anteriormente. ¡¡SI VIENE FELICITA, SIEMPRE!!! Es duro, lo sabemos, hay una necesidad de que venga, pero tú perro no entiende que tengas que ir a trabajar o que el ciclista que persigue no se puede perseguir. Él solo entenderá que cuando acabe lo que está haciendo y se dirija hacia ti, estarás enfadada/o y lo castigarás,  pero no sabrá porque. ¿Por qué debería venir la próxima vez?

Vamos a analizar porque tu perro no va a volver la próxima vez.

Probablemente la orden que hayas establecido para que venga sea “Bobby ven”. Vale, ahora dedica un día a fijarte cuantas veces le dices “ven” a Bobby. Probablemente se lo digas muchas veces al día y que a veces tenga un resultado y otras tenga otro, lo que la orden “ven” o “Bobby ven” está contaminada, no tiene un resultado claro para tú perro. Si le añadimos que cada vez que viene estás enfadada/o siempre será más interesante seguir a lo suyo.

“Pero en casa me hace caso, ENTONCES ¿POR QUE NO ME HACE CASO FUERA DE CASA?“

Vamos a buscar diferencias que un perro encuentra dentro y fuera de casa para aclararlo:

En casa:

  • Entorno conocido.
  • Rutinas muy rutinarias
  • Cualquier cosa es más interesante

Seguro que después de escuchar “Bobby ven” dentro de casa, Bobby recibe algo más interesante que lo que estaba haciendo, como por ejemplo atención, un premio, una pelota. Hay un MOTIVANTE que hace que tu perro vaya hacia ti.

Vamos a ver ahora todo lo que entra en juego fuera de casa:

  • Entorno desconocido
  • Miles de olores nuevos
  • Otros perros a los que conocer o jugar.
  • Personas desconocidas a las que conocer
  • Ciclistas a los que alejar.
  • Palomas, MUCHAS palomas
  • Excitación
  • Muuucha energía

En definitiva, si analizamos estos aspectos todo es MUCHO más interesante o motivante que lo que podemos ofrecer a Bobby después de llamarlo. Entonces, si llegamos a un entorno donde somos lo menos interesante y le añadimos excitación obtenemos descontrol y, si además nuestro perro tiene un exceso de energía, obtenemos la intensidad e insistencia en conseguir aquello que quiere hacer de forma DESCONTROLADA.

¿Qué podemos hacer?

Insistimos que cada perro es diferente y que es muy importante saber leer bien a nuestro perro para actuar en consecuencia.

Dicho esto, empezaremos a buscar cosas que motiven a nuestro perro (comida, un nudo, una pelota, etc.) cosas que nos hagan ser más interesantes que todo aquello que nos rodea. De esta manera conseguiremos que nuestro perro vea en nosotros algo más que un medio para irse a casa.  Crea una buena relación con él, mejorar vuestro vínculo.

Pónselo fácil, practica la llamada en entornos tranquilos, juega con él, introduce la llamada en el juego, pasa tiempo de calidad con él y siempre que venga o se acerque a ti felicítale mucho, con premios, con caricias, con juego. Escóndete, juega con él a encontrarte, que se divierta encontrándote. Poco a poco venir hacia ti irá siendo más interesante que el resto de cosas.

Recomendamos utilizar una orden de llamada que solo aparezca fuera de casa para que no pierda sentido para tu perro y que SIEMPRE tenga el mismo resultado; QUE VENGA HACIA TI.

IMPORTANTE: no lo llames si sabes que no va a venir, busca una alternativa, ves a buscarlo, utiliza una correa de 15m para que lo puedas limitar, o practica en entornos cerrados, donde puedas tener ventaja en caso que no atienda.

Recuerda, el problema no es que se vaya, el problema es que no quiera volver. Y eso siempre tiene una explicación.

By |2019-06-04T13:54:51+02:00octubre 5th, 2018|Adiestramiento, De paseo, En positivo|

Leave A Comment