Desde siempre hemos visto EL JUEGO como ese momento puntual de nuestro día a día bajo la leyenda urbana de tirarle la pelota para cansar a nuestro perro, pero va mucho más allá. Tirarle al perro una pelota no supone más que convertir a nuestro perro en un mejor atleta, como pasa con nosotros cuando comenzamos a correr diez minutos al día y tras un buen entrenamiento somos capaces de completar una maratón. 

EL JUEGO es la base de buen un modelo de aprendizaje y motivación, a través del cual podemos conseguir un perro más feliz y mejorar nuestro vínculo común y relación de confianza. Existen múltiples herramientas para desarrollarlo y que lo paséis teta juntos, aprendiendo, pero también es importante que sepas que si no sabemos utilizarlas del modo correcto, puede convertirse en nuestro mayor enemigo. 

 

En el JUEGO es importante poner normas, no tanto para poner límites, sino para que ambos podáis disfrutar mejor de ese momento; por eso EL JUEGO tiene que tener un inicio, un desarrollo y un cierre, para conseguir perros más controlados, menos excitados, más seguros y que se divierten más, pero eso os lo explicaremos más adelante.

 

 

 

 

By |2020-09-22T11:16:16+02:00septiembre 21st, 2020|Sin categoría|