Cómo superar la verbena de San Juan con mi perro

/, Perros urbanitas, Salud canina/Cómo superar la verbena de San Juan con mi perro

Superar San Juan con perros

La noche de San Juan es una fecha tan esperada que la mayoría de personas celebran la popular verbena con una intensidad desmedida con tal de poder dar una bienvenida oficial al verano con hogueras, petardos y fuegos artificiales. Y sobretodo ruido, mucho ruido.

Nuestros perros, y también el resto de animales, son los que más la sufren, así que aprovechando que estamos a escasos días de una fecha tan deseada por muchos como maldecida por otros vamos a explicar algunos consejos y recomendaciones para poder superar la verbena de San Juan con nuestro perro.

 

Por qué a mi perro le afectan tanto los petardos

Antes de nada, creemos que resulta imprescindible comprender por qué a los perros suelen causarles verdadero pánico el ruido de un petardo o cualquier estallido que se le parezca.

De todos es sabido que nuestros perros tienen una capacidad auditiva muchísimo más alta que la de los humanos, por lo que cualquier ruido fuerte e inesperado como son los estallidos de petardos les puede aterrorizar. Y es que por delante de otros ruidos como los truenos o el simple bullicio constante del tráfico, el estruendo de petardos y fuegos artificiales son los principales causantes de pánico de nuestros perros y el 20% de casos de perros extraviados según la ASPC, una de las asociaciones más relevantes de EEUU que defiende los derechos de los animales. Es por ello que cada vez más gente concienciada con los efectos negativos de la pirotecnia sobre los animales piden una regulación más severa.  

El miedo que nuestro perro pueda sentir hacia la pirotecnia tiene un origen más bien complejo de descifrar; por un lado, los perros catalogados como cazadores suelen disponer de un patrón adquirido por el cual toleran mejor los estallidos que pudieran parecerse al disparo de una escopeta. En cambio, la mayoría de perros urbanitas pueden sufrir alguno de los síntomas relacionados con la pirotecnia, siendo las hembras las más perjudicadas. Además, dichos síntomas pueden aparecer o acentuarse a medida que nuestro perro vaya haciéndose mayor.

 

Qué síntomas muestra un perro con miedo a los petardos

Si bien seguro a estas alturas ya has detectado que a tu perro no le entusiasman precisamente los petardos, no está de más recordar todos aquellos síntomas que un perro puede manifestar para que podemos tenerlos en cuenta:

  • Taquicardias: la suma de miedo a los estruendos y a la ansiedad generalizada del momento hace que el pulso de nuestro perro se dispare y exista el riesgo de taquicardias, especialmente en perros de tamaño pequeño o perros que sufran cualquier mínima cardiopatía.
  • Temblores: si tu perro está especialmente agitado o aún estando tumbado muestra temblores, significará que está atemorizado por el ruido de los petardos. En este estado es ideal mantenerse a su lado para que se sienta protegido y su miedo no desemboque en algo mayor.
  • Falta de aire: lo que a priori puede parecer solamente una sudoración excesiva, la falta de aire en un perro es un síntoma claro de miedo y agitación por algo que está sucediendo. Recuerda facilitarle agua en todo momento pero sobretodo que la beba con pausa en la medida de lo posible para evitar colapsos.  
  • Náuseas: el estrés generado en esta clase de situaciones puede llevar a nuestro perro a sentirse indispuesto por lo que, aunque en menor medida, algunos perros sufren episodios de vómitos y diarreas. En momentos de máxima agitación y temor, si nuestro perro accede a comer, es muy probable que engulla sin masticar la comida y por ende termine por sentirse delicado del estómago.
  • Aturdimiento: si los festejos con pirotecnia son prolongados, es posible que nuestro perro haya estado aguantando más de la cuenta y llegue a sentirse aturdido o desconcertado, mostrando un estado de falso adormecimiento e incluso de torpeza. Deberemos prestar atención a nuestro perro y, sin tratar de excitarlo de repente, ayudarle con caricias y hablándole como a él le gusta a volver a la realidad.
  • Refugio del pánico: se trata del síntoma más típico que nuestros perros suelen mostrar ante el miedo a los petardos. Si tu perro se esconde en algún lugar de la casa es que está buscando una zona de seguridad y estará encantado de que le acerques sus bienes más preciados y le acompañes en estos duros momentos.  

Si tu perro presenta uno de los anteriores síntomas o una combinación de varios, te recomendamos encarecidamente que tomes en cuenta las recomendaciones que sugerimos en el presente artículo para ayudar a tu perro a hacer de la noche de San Juan o de cualquier fecha de celebración un momento más plácido dentro de lo posible.

Y recuerda que, aunque los momentos de máximo estruendo de este tipo de fiestas pueda parecerte escaso, no debemos ignorar el malestar de nuestro perro pues podríamos conducirlo a un mal mayor como pueda ser un ataque al corazón, una huida repentina o un trauma mucho mayor en el futuro.  

 

Cómo ayudar a nuestro perro durante la verbena de San Juan

Tanto si tu perro ha mostrado alguno o varios de los síntomas descritos con anterioridad o éste es su primera verbena de San Juan y temes que la situación pueda afectarle en mayor o menor medida, a continuación, gracias a nuestros años de experiencia como educadores caninos te nombramos nuestras recomendaciones generales para estas fechas:

  • Si tienes la posibilidad, huye: cada vez más gente prefiere huir con su perro de zonas urbanas para pasar esa noche con total tranquilidad. Afortunadamente, cada vez son más los alojamientos de montaña dog-friendly en las que podemos hospedarnos con nuestro perro sin ningún tipo de inconveniente.
  • Cuida las horas previas: solamente si tu perro realmente lo desea y sin arriesgar demasiado en la calle teniendo en cuenta que para algunos la fiesta empieza pronto, trata de que tu perro se haya ejercitado adecuadamente. Una vez en casa, asegúrate que se ha alimentado y ha bebido suficiente agua. En este mismo día es recomendable incluir hidratos de carbono de cadena corta como el arroz blanco ya que ayudan a potenciar un mayor nivel de hormonas como la serotonina en el cuerpo.
  • No dejes a tu perro solo en casa (bajo ningún concepto): es normal que muchos de nosotros tengamos compromisos sociales en esta clase de festejos, y si no te queda más remedio que salir de casa, procura que tu perro se quede con alguien que pueda velar por él. Si no encuentras a ningún conocido, anteriormente te comentamos de la existencia de apps para perros como Rover, que te ayuda a encontrar un canguro con experiencia a domicilio y por horas.   
  • Disimula los ruidos todo lo que puedas: en la medida de lo posible, construye una zona de seguridad lo más parecida a un búnker en casa. Por exagerado que parezca, recuerda que tu perro es muy sensible a los estruendos, así que piensa en bajar persianas, cerrar ventanas, encender el ventilador y el televisor o poner música. Si tu perro tiene positivizado el transportín, colócalo en la zona más tranquila de la casa y tápalo con mantas para aislarlo del ruido pero sobretodo no le cierres la puerta por si necesitara salir en cualquier momento.   
  • Mantén la calma: la ansiedad puede resultar contagiosa así que para tu perro es muy importante que te muestres calmado ante la situación. Si él ve que actúas de forma relajada le estarás ayudando a asimilar la situación. Procura, además, reforzar los estímulos que vienen de la calle con premios para que tu perro esté más centrado en ti que en lo que está ocurriendo ahí fuera.
  • Ayuda extra: si bien es posible que el suministro de feromonas a través del famoso Adaptil, por ejemplo, pueden ayudar a nuestros perros a tranquilizarse durante situaciones de estrés como la noche de San Juan, te recomendamos que consultes con un etólogo de confianza si es necesario medicar a nuestro compañero perruno.
  • Contacta con un educador canino: si tienes dudas o la situación te ha sobrepasado en años anteriores, en Doggy Time estaremos encantados de atenderte y ayudaros a superar la verbena de San Juan con las mejores herramientas posibles para cada perro.

 

¡Feliz verano perruno!

By |2019-07-30T10:25:00+01:00junio 18th, 2019|En positivo, Perros urbanitas, Salud canina|